Home metal > Live reviewS > 2010 > SONATA ARCTICA

SONATA ARCTICA

En Chile

2010-10-2416



Teatro Caupolicán
Domingo 24 de octubre del 2010

Quizás no cuadre mucho lo que voy a escribir, pero soy de esos que el 2001 se desilusionó de la banda con “Silence” y, de ahí, nunca más escuché un disco de ellos. Aún así, el concierto del domingo 24 de octubre en el Caupolicán se me pasó volando, pese a los pocos temas que de verdad me interesaban escuchar.

Cierto, igual faltaron hits como ‘Wolf & Raven’, ‘Victoria’s Secret’ o qué se yo qué otros serán importantes para los fans. Sin embargo, el concierto se hizo corto simplemente por lo que entretenido que fue. Entre tanto diálogo y “salidas de libreto” por parte de Tony Kakko, las pausas, chistes, conversas, tallas, a veces Sonata Arctica parecía ser un grupo alemán tipo Helloween o Edguy, con el cantante haciéndolas de un segundo Tobias Sammet, en una parada muy alejada de ese joven quinteto finlandés estático y frío que debutó en Chile hace ocho años atrás.

El frontman hablaba rápidamente entre tema y tema como si todo el mundo pudiera entenderle, convirtiéndose en un excelente animador, conversando de anécdotas curiosas relacionadas con autos, televisores en blanco y negro, Shakespeare, los amigos que siempre están en las malas, etc. Cantó un elaboradísimo olé, olé, olé, se subió a la batería y, al igual que la vez pasada, dividió al público en tres para hacer el juego con el bombo, caja y hit-hat humanos, pero de una forma muchísimo más divertida que la del 2008, riéndose de un modo muy chistoso y sacando incluso ‘We Will Rock You’ con todos.

Y eso fue notable: el público. Hace tiempo quizás que Sonata Arctica haya escrito los temas más fundamentales de su carrera, pero la banda es capaz de convocar a más seguidores en comparación de otras que, supuestamente, están en la cima de su popularidad, como Epica. El Caupolicán se veía excelente en ese sentido y estoy seguro de que ahora igual fue más gente que en febrero del 2008. Eran hartos y muy leales, vitoreando hasta cortes como ‘Paid In Full’, siguiendo con atención cada salida del cantante, riéndose, aplaudiendo, gritando, levantando las manos en una imagen impresionante desde el escenario hacia la tribuna, saltando al final con ‘Don’t Say A Word’, todo, en lo que debió haber sido el evento powermetalero o finlandés más exitoso en cerca de tres años aquí en Santiago.

A un cuarto para las ocho abrió Delta, presentando su excelente cuarto disco “Deny Humanity”. Se notó en vivo la calidad de este último trabajo y también se distinguió  la experiencia de los nacionales en esta clase de espectáculos como acto de apertura, desplegando un set conciso, compacto y efectivo, muy ad hoc para un recinto ansioso por el plato fuerte de la velada. Por su gran frecuencia de lanzamientos, Delta siempre tiene algo novedoso para mostrar y por eso su setlist incluyó cuatro tracks del nuevo esfuerzo, partiendo con ‘Desire Within’ y tomando ‘Doors Keep Spinning’, ‘Perfect Insanity’ y ‘God Or Science’, además de otros números como ‘Crashbreaker’, ‘Who I Am’ y ‘Burning Soul’. ¿Por qué no se tocó nada del “Black & Cold” (2007)?

Sólo minutos después de las nueve, comenzó a sonar la intro que presentaba a Sonata Arctica tocando ‘Flag In The Ground’, y sin interrupciones (algo que no sería común en el performance), seguiría ‘Black Sheep’, que de inmediato prendió en la audiencia. Así todos quedaron listos para ‘The Last Amazing Grays’, canción del ‘The Days Of Grays’ se me hizo más larga de lo habitual. Sin embargo ahí empezó el show aparte de Tony Kakko con su primer gran rant en escenario, hablando sueltamente acerca de lo que trataba ‘Juliet’, el siguiente corte, trabándose en su discurso y tomándose una lata de cerveza para despejar la mente. Musicalmente, quizás haya sido de los puntos altos del recital, mostrando toda la variedad teatral y de timbres que posee esa pista, pero de ahí vino ‘8th Commandment’, del debut “Ecliptica”, y las voces del público silenciaron a la de Kakko en una respuesta ensordecedora.

Allí, el recital tomó un ritmo trepidante y hasta emotivo, con las palabras de Tony y la interpretación de ‘As If The World Wasn't Ending’, enseñando que la banda se mostraba muy cómoda con el material de “The Days Of Grays”. Otra historia curiosa por parte del cantante se escucha, hablando de un Toyota Corolla del ’93, haciendo el hilo para traer ‘Paid In Full’ y ‘Tallulah’. Aquí, un animado y nostálgico Tony habló de televisores en blanco y negro y presentó ‘In Black And White’ (plop), y por cómo se estaba dando el show, los solos de Elias Viljanen y Henrik Klingenberg cayeron como una grata sorpresa dentro del repertorio, un gran intercambio de melodías con acordes apoyando el solo de uno y otro. Y después, todo a la “normalidad”, con Tony reflexionando sobre la vida y con Sonata Arctica entero tocando ‘Dead Skin’.

‘The Cage’, la única selección de “Winterheart's Guild” de la noche, parece ser de esas canciones que si no fuera por la explosión del público, el grupo no la pondría en un setlist, pero como se debe a sus fanáticos la colocó para cerrar esta parte del show con suma energía y euforia. Al regreso pasaría todo esto de la batería humana y el show de un Kakko muy a gusto, enfiestado y entreteniendo al Caupolicán completo mientras Elias grababa todo para llevárselo de vuelta a casa. Tan en su salta se sentía, que hasta bromeó con los tonos vocales de ‘Full Moon’, otro instante esperadísimo por los asistentes. Una lástima sí que el guitarrista haya tenido problemas con su instrumento.

Por “desgracia” para fanáticos el espectáculo llegaba a su fin, y cuando pedían a gritos ‘Victoria’s Secret’, Kakko los mandó literalmente a callar y escuchar el último tema, ‘Don’t Say A Word’, que de igual forma fue excelentemente recibido con brincos y fuertes cantos, sellando una noche muy colorida. Resulta divertido ver cómo pasan los años, las modas, y encontrarse a un Sonata Arctica que aún sigue siendo un plato fuerte para la afición chilena. ¿Será el constante recambio generacional de seguidores?, muy posible, pero siempre el grupo ha dado un con un gran público en Santiago, y en esta oportunidad no fue la excepción. No creo que eso vaya a romperse.

Y pensar que para algunos fue sólo la previa de lo que sucederá el 29 de noviembre con Rhapsody Of Fire…

Jorge Ciudad
Fotos: Sebastián Jiménez
Sección Banda Contenido relacionado
Cdaxis SONATA ARCTICA Pariah’s Child
Entrevista DELTA Más por Joven que por Diablo
Noticia SONATA ARCTICA NUEVAMENTE EN CHILE
Live Review SONATA ARCTICA La divina pre adolescencia
+ Relacionados

 

Nombre


*Requerido

Email


*Requerido (No será publicado)


Noviembre 2014
   
Live Reviews »


Utiliza las últimas versiones de los navegadores Firefox | Chrome | iexplorer para una mejor experiencia en la web.