Home rock > articulo > THE OFFSPRING: entre la espera, la rabia y la gracia

2008-08-190

THE OFFSPRING: entre la espera, la rabia y la gracia


Cinco años le tomó al grupo de California volver a las pistas con nuevo material. Esta vez, se tomaron las cosas mucho más en serio, ya que, claro, no son los mismos muchachos de los años noventa. Ahora la actitud punk viene con palabras de peso. 



Dexter Holland, el vocalista y guitarrista de The Offspring, hace poco entró en la barrera de los cuarenta años, tal como sus compañeros Kevin "Noodles" Wasserman (guitarrista) y Greg K. (bajista), y prácticamente una mitad de su vida la han formado en torno a la banda. Dos décadas de trayectoria, tras los cuales aparecen los comentarios sobre la supuesta adultez que debería vivir el grupo, como si alguna vez el punk rock hubiera canjeado su eterna juventud por un terno color gris. 

¿Qué habría sido de Bad Religion o Pennywise si se hubieran dejado manipular por aquellas palabras? El hecho de llevar tanto carrete en el cuerpo se ha convertido en un tema importante para los de Garden Grove, no en el sentido más achacoso del tema, sino que ahora saben con más claridad quiénes son, lo que quieren y cómo desean plantearse frente al mundo. “Siempre es difícil imaginarse haciendo esto por unos años más –señaló Holland- simplemente es la cifra: ¿quiero tener 50 años y cantar a esa edad "Bad Habit", gritando a toda voz? Pero un montón de personas lo han logrado, Ozzy Osbourne, The Rolling Stones, Johnny Rotten… mientras sea divertido y no se sienta como algo estúpido, creo que continuaremos en esto”. 

Si Holland y sus colegas en realidad estuvieran preocupados por el apremio del tiempo, no se habrían tomado un año de grabación en su nuevo álbum, ni menos habrían dejado pasar media década para editar el disco sucesor de “Splinter”: “Rise and Fall, Rage and Grace”, el cual muestra a The Offspring continuando en la senda de aquel registro del 2003, con una fusión de contenidos sociales y su característico enfoque amigable para los oídos. Y es precisamente esa habilidad la que los distingue. “Siempre he pensado ‘estoy en una banda. No soy un escritor, ni un poeta, ni un político. Hago música, y quiero que la música sea divertida’”, relata Holland. 

Hoy, a pesar que los miembros del grupo reconocen que están muy serios, el compuesto que hizo saltar a la fama a The Offspring sigue inquebrantable. Música accesible y letras críticas, la rabia, la gracia, el triunfo y la caída y las diversas dicotomías que vive el ser humano, todo como parte de su mismo concepto, el mismo con que se han dado a conocer en más de 20 años de trayectoria. “¿Quién decide lo que es y lo que no es punk? Quiero escribir canciones que la gente escuche y sienta, y quiero ser exitoso y lograr un gran alcance en el público. No trato de ser el tipo más cool del mundo, trato de escribir canciones que tengan sentido para la gente. A medida que vas teniendo éxito, a veces pierdes una parte de tus fans y ganas otros”. 

Buscando la integridad 

En el octavo álbum de los californianos, “Rise and Fall, Rage and Grace”, el hilo conductor de cada uno de los temas es “lo que pasaba por las cabezas del grupo”, preocupándose, quizás más que nunca, por lo que sucedía a su alrededor. Y aunque no hay blancos específicos, las letras apuntan a una sociedad en crisis, comenzando por su primer single, "Hammerhead". “La gente nos conoce por nuestras canciones divertidas, pero siempre hemos tenido un lado serio. Una de las cosas en las que he estado pensando es cómo, en este mundo de pobreza, guerra, SIDA, discriminación, se vuelve más difícil para la gente llevarse bien”, confesó Holland. 

Y así como el mismo vocalista lo menciona, estos no son temas nuevos en las canciones de The Offspring. En los discos “Ixnay on the Hombre” (1997), “Americana” (1998), “Conspiracy of One” (2000) y “Splinter” (2003), la banda se ha sumergido en tópicos como el machismo, la decadencia social y la apropiación de la cultura negra en el mainstream (léase "Pretty Fly [for a White Guy]"). Noodles, por su parte, comenta que “estamos muy serios en este disco, pero ese es el resultado del trabajo en el estudio. No estábamos pensando en el registro que queríamos hacer… hay algunas canciones que seleccionamos y otras que dejamos fuera”. 

El proceso total de composición y registro se extendió casi por dos años, convirtiendo a este octavo álbum de la carrera de The Offspring en su propio “Chinese Democracy”, como ellos mismos lo llamaron, debido a que su salida fue postergada más de alguna vez. “No deberíamos haber dicho eso –confiesa Noodles- porque parece que no nos hubiera traído suerte. Más que todo, creo que anteriormente no nos tomamos el tiempo para hacer bien las cosas, siempre quisimos componer rápido. Muchas veces, al oír nuestros discos, nos damos cuenta que un par de cosas no resultaron bien. Esta vez, no queríamos que sucediera lo mismo”. Grabado por algo más de doce meses en Hawai y Orange County, California, con la asistencia del productor Bob Rock, “Rise and Fall, Rage and Grace” es considerado por la banda su mejor registro hasta la fecha, y un reflejo de cómo son en la actualidad, descartando las teorías de traer un nuevo “Ignition” o un nuevo “Smash”, aquel álbum que les dio el estatus de estrellas por allá en 1994. “No podemos evitar el cambio, porque cambiamos como personas. Pero algo que es bueno para nosotros, afortunadamente, es que la gente sabe, cuando escucha nuestra música, que es una canción de The Offspring. Así que podemos probar con diferentes estilos, pero nada va a ser locamente distinto, siempre sabrán que es The Offspring”, explicó Holland. 

Y es por el conocido alcance popular que ha tenido The Offspring a lo largo de su carrera –aquella dualidad entre ser divertidos pero con un discurso de importancia- su sello, Columbia Records, mandó a su enviado especial, Rick Rubin, para dar a la banda consejos específicos en ciertas secciones de los tracks. Por supuesto que era una oferta que no se podía rechazar, si pensamos en que Rubin ha resucitado carreras y atraído una larga suma de seguidores a sus protegidos, como Slayer o System of a Down, y últimamente, los legendarios Metallica. “Fue una ayuda invaluable”, señaló Holland a Billboard. 

En cuanto al extenso nombre de este trabajo (imposible no rememorar el título de la última producción de Foo Fighters, “Echoes, Silence, Patience & Grace”, Noodles menciona que “a Dexter se le ocurrió el nombre. En un comienzo, quería ponerle solamente Rise and Fall (“auge y caída”, porque hay una canción que lleva esas palabras, y pensó que representaba muy bien nuestras canciones: la energía sube, y la intensidad desciende. Y después le agregamos Rage and Grace (“rabia y gracia”), que es parte de otra canción, y que muestra las emociones que la gente puede llegar a sentir, ya sea desprecio o entusiasmo. Nos encanta esta oposición entre palabras”. 

Volviendo al proceso de creación de este octavo disco, el guitarrista comenta que “en esta ocasión, tratamos de favorecer a los instrumentos, darles más fuerza, todo esto mientras manteníamos la estructura de las canciones de Offspring: versos rápidos y versos cantables”. En este disco, la contraposición de las canciones es más clara que nunca, hay baladas, tracks con el sonido “clásico” de los californianos pero además muchas canciones de rock, de los cuales destacan principalmente los primeros cortes, "Half-Truism", "Trust in You" y "You re Gonna Go Far, Kid". 

También hay espacio para un sonido más “clásico”, como en "Hammerhead", que pasa por esos mismos altos y bajos a los que hace referencia el título. “Lo escogimos como single porque era el track más representativo del álbum: una intro calmada, versos llenos de energía, y un coro melódico y entretenido. Eso es lo que sabemos hacer mejor”, admite Noodles. Las letras (And you can all hide behind your desks now/ And you can cry "teacher come help me!", “y todos se pueden esconder tras los escritorios/ y puedes gritarle a tu profesor que te ayude”) hacen referencia a los tiroteos en las escuelas, “es algo realmente espantoso… puede pasar en cualquier parte, la gente necesita tranquilizarse”, menciona el vocalista. 

Por otra parte, la canción "Kristy, Are You Doing Okay?" se basa en la historia real de una amiga de Dexter Holland. “"Kristy" se trata sobre el acoso sexual. Cuando era más joven, conocí a una chica que fue violada. No sé si soy el primer músico en escribir sobre este tema, porque obviamente es muy delicado y el hacer una canción sobre esto no facilita las cosas. Pero creo o espero que otras víctimas la escuchen y les pueda ayudar a hablar o a solucionar su problema”. 

Una prolongada espera y uno que otro problema 

A pesar que el mismo Dexter Holland comentó que el sucesor de “Splinter” (2003) sería editado poco tiempo después de la salida de su “Greatest Hits” (2005) pasaron años antes que esto sucediera. Uno de los títulos de los mensajes publicados por la banda al comienzo de este trabajo simplemente era “la grabación toma mucho tiempo”. Dicho y hecho, la frase se transformó en el karma de la banda. Para mediados del 2007, mencionaban que sólo les faltaba un mes para culminar el registro, no sin un problema de por medio: la salida del baterista Atom Willard. 

En junio del año pasado, The Offspring publicaba en su sitio: “lo que les puedo decir es que las canciones que terminamos suenan como un tren… trataremos de terminar de grabar el próximo mes, o algo así”. Pero aquello no ocurrió, y Willard se comprometía a tiempo completo con Angels & Airwaves, mientras su puesto en el estudio sería ocupado por Josh Freese (Nine Inch Nails) y por Pete Parada una vez que el registro culminara. 

“La verdad es que Atom había estado trabajando en algunos de sus proyectos durante nuestro descanso, incluyendo a Angels & Airwaves, pero otras cosas también. Pensamos que es grandioso. Desafortunadamente, para que él pueda cumplir con todos sus compromisos, no seguirá con The Offspring. Fue una decisión difícil, pero lo entendemos”, se leía en la página web de los californianos. Hasta corrieron rumores que el grupo se disolvería: “Greg, Dexter y yo somos muy unidos, y sabemos muy bien lo que significa The Offspring para nosotros y en qué dirección tenemos que ir. Nunca hemos pensado en separarnos”, aclaró Noodles. 

Como parte de una mala racha, otra vez vieron partir a un baterista, tras la salida de Ron Welty (quien figura dentro de la alineación clásica del grupo) en el 2003. “Cuando Ron se fue, contratamos a Josh Freese para que grabara la parte de la batería, y luego Atom Willard se convirtió en miembro oficial de la banda. Estuvo en giras con nosotros, todo anduvo bien, y luego conoció a Tom DeLonge en un show. Crearon otra banda, Angels & Airwaves, y prefirió dejar The Offspring porque se sentía más cómodo en su otro proyecto. Luego llamamos a Pete Parada, que toca en Save the Day, pero Josh Freese es el que toca en el disco”, explicaba Noodles a un medio francés. 

Pero eso no sería todo. Con el ánimo de mantener contacto con sus fans y darles toda la información posible sobre el avance de esta placa, The Offspring instaló unas cámaras web en su estudio que fueron removidas tras cuatro meses de grabaciones, entre septiembre y diciembre del año pasado. No hubo complicaciones técnicas ni sentían temor por lo que pudieran extraer sus seguidores para subirlo a sitios p2p, fue algo mucho más sencillo: ya no tenían nada que decir. “Pusimos una cámara en nuestro estudio, como un reality show. Dimos lo mejor… pero hubo un momento en que no teníamos ¡nada que decir! No sabíamos cuándo iba a estar listo el disco, no tenía sentido decirle a los fans una fecha si tampoco nosotros teníamos idea. Era mejor no decir nada, y regresar cuando todo estuviera listo”, describió Noodles. 

Recién en abril de este año, y ya con toda seguridad, Dexter anunció en la página oficial de The Offspring que habían terminado de grabar el disco, que llevaría el nombre de “Rise and Fall, Rage and Grace”, y que sería lanzado el 17 de junio. Posteriormente, ofrecieron en forma gratuita la canción "Hammerhead" para su descarga a través del sitio de la banda, una iniciativa que tampoco es nueva en la trayectoria de los americanos. Recordemos que el grupo había decidido ofrecer la descarga del álbum “Conspiracy of One” en forma gratuita a través de Internet, antes de la fecha de lanzamiento oficial, pero el sello Sony Music los amenazó con una demanda. Al final, la banda logró salirse con la suya presentando singles en su mismo website y en otras páginas. 

Con la octava producción de su carrera, “Rise and Fall, Rage and Grace”, The Offspring trató de hacer algo similar. Aunque no se podía bajar desde Internet, sí se pudo escuchar en forma íntegra una semana antes de su lanzamiento. Además, adaptándose a todo tipo de gustos, el registro fue publicado en diversos formatos, tanto en vinilo como en CD, y en descarga pagada (solo en Estados Unidos). Asimismo, crearon un canal oficial en YouTube (www.youtube.com/offspringtv), con información sobre su gira, más sus videos oficiales y también imágenes de su paso por el estudio. 

La recepción de “Rise and Fall, Rage and Grace” para el momento de su salida no fue enfervorizada, aunque sí logró calmar la espera de sus más acérrimos fans. Una de sus presentaciones se efectuó en el masivo Download Festival en Inglaterra, donde interpretaron "Hammerhead", "You re Gonna Go Far Kid" y "Half Truism", aunque también actuaron en Japón y Australia, tiempo antes del lanzamiento oficial del disco. “Fue muy satisfactorio poder ver que los fans todavía estaban esperándonos, aun después de cinco años”, comentó Noodles sobre sus primeros shows de promoción del registro. 

Entre tanto, sus seminales discos “Ignition”, que vendió más de un millón de copias alrededor del mundo, y “Smash”, que vendió 11 millones de copias gracias a la rotación de "Come Out and Play" y "Self Esteem" serán relanzados por la etiqueta Epitaph, coincidiendo con la fecha de edición de “Rise and Fall, Rage and Grace”, pero no necesariamente porque extrañen esa etapa. “Honestamente, con cada año que pasa me sorprendo que todavía estemos aquí- revela Holland- definitivamente nos entretenemos mucho con lo que hacemos, y quizás esa sea la clave. Cuando no hay diversión en los shows, la solución a veces es tomarse un tiempo. Creo que era hora que pasáramos más tiempo trabajando en las canciones, y creo que la decisión probará ser la correcta una vez que la gente escuche el disco… “Smash” fue relevante para el punk cuando fue creado, y este disco mostrará lo mismo”. 

María de los Ángeles Cerda
Sección Banda Contenido relacionado
Cdaxis THE OFFSPRING Days Go By
Entrevista THE OFFSPRING Exclusiva con Kevin
Noticia THE OFFSPRING VOLVERíA A SUDAMéRICA
Live Review THE OFFSPRING Batería incansable de hits
+ Relacionados


Nombre


*Requerido

Email


*Requerido (No será publicado)


   


Utiliza las últimas versiones de los navegadores Firefox | Chrome | iexplorer para una mejor experiencia en la web.