Home rock > biografiaS > V > VIOLADORES, LOS

0

VIOLADORES, LOS

Cuando uno oye algo de Los Violadores, de inmediato se viene a la memoria el pegajoso coro de “Uno-Dos Ultraviolentos”, uno de sus éxitos más recordables. Sin embargo, más allá de ese hit que conquistara al mercado argentino y latinoamericano, esta banda formada en 1980 tiene mucho más que enseñar. Harry B en la guitarra, Sergio Gramática en la batería, Stuka en el bajo y Pil Trafa en la voz marcaron una época, reciclaron el movimiento punk inglés y lo llevaron a su realidad social, que por esa época señalaba que la Argentina estaba bajo el dominio absoluto de la dictadura. Emulando a sus ídolos The Clash y Sex Pistols la banda comenzó a recorrer los reductos underground de la capital convocando a cientos de seguidores que alucinaban con la postura agresiva y rebelde de la banda.

Con la censura, obviamente no podían llamarse Violadores, por lo que se hacían pasar como “Los Voladores”, pero de todas formas comenzaron a desarrollar un discurso contra las injusticias de la dictadura militar y contra la ideología hippie, sus dos más acérrimos enemigos. Después de grabar su primer disco homónimo en 1983 gracias a los contactos de Michel Peyronel, baterista de Riff, Harry B abandona la banda. Su lugar fue ocupado por Stuka y en su lugar ingresa el bajista Robert “El Polaco” Zelazek. Con una imagen desgarbada y sucia, Los Violadores denunciaron todas las atrocidades que la dictadura y después la guerra (Malvinas, 1982) dejaron como legado en su país. En 1985 editan su segundo disco, “Y Ahora Qué Pasa Eh?” con el cual se dan a conocer en el resto de Latinoamérica gracias al súper éxito ‘Uno-Dos Ultraviolentos’, en el cual revivían la imaginería desplegada en la película de Stanley Kubrick La Naranja Mecánica, con un coro pegajoso y un ritmo frenético. Para promocionar el disco la banda hizo de su primera gira internacional por Uruguay, Perú, Chile y Argentina, dejando a su paso destrozos y denuncias. A pesar de esto, la reputación de la banda crecía a cada momento consiguiendo que los chicos se identificaran plenamente con las denuncias que hacían en canciones como ‘Comunicado 166’, ‘Somos Latinoamérica’ y ‘Nada Ni Nadie Nos Puede Doblegar’.

En 1986 editan “Fuera De Sektor”, un disco diferente en la carrera de la banda. Si bien mantenían la fuerza y las bases punk rock que los caracterizaban, esta vez exploraron en atmósferas más dark credas por el mágico teclado de Fabián Quintiero (Soda Stereo, Charlie Garcia, entre otros). Este vuelco sonoro era producto de las influencias que Stuka estaba poniendo en las composiciones, ya que la carrera de Los Violadores puede dividirse según los discos compuestos por Pil Trafa o por Stuka. Sin embargo, este disco es uno de los más exquisitos en cuanto a trabajo creativo, es más completo y menos crudo. De este período son destacables las canciones ‘Fuera De Sektor’, ‘Más Allá del Bien y el Mal’ y ‘Tiempos De Acción’.

Si el ’86 había sido el año de Stuka, el ’87 le correspondía a Pil Trafa, y lo demostraron con “Mercado Indio”, su cuarto disco. Más punk, más crudo y más directo, este disco los trajo de vuelta al “lado oscuro”, denunciando los vicios de la sociedad y de la globalización, cuestionando los beneficios de la modernidad y explicando la alienación del hombre moderno. Todo concepto, todo emoción, “Mercado Indio” es una grandísimo disco, apoyado con éxitos como ‘Violadores de la Ley’, ‘Bombas A Londres’, ‘En La Gran Ciudad’ y ‘Sólo Una Agresión’. A esta altura la banda era una de las sobrevivientes del boom de popularidad que tuvo el rock argentino, conservando una fiel y efervescente base de fanáticos que los seguirían hasta el final. Después de editar “Y Que Dios Nos Perdone” en 1989, el baterista Sergio Gramática era reemplazado por Sergio Val, junto a quien realizarían una de sus presentaciones más memorables en el ya mítico estadio Obras en Buenos Aires. El resultado sería “En Vivo y Ruidoso”, el disco en vivo más notable y representativo en la historia de la banda. En esta grabación presentaron material histórico y algunas nuevas canciones, las que más tarde formarían parte de su último trabajo en estudio, “Otro Festival De La Exageración”. 

Editado en 1991, el nuevo disco traía todas las influencias musicales de Stuka en canciones como ‘Ruidos, Petróleo y Sangre’ y ‘Vanidad’, que delataban la crítica social directa de las letras de Pil Trafa. Sin embargo, esta complementación entre los dos líderes vería pronto su fin. “Diferencias insostenibles” entre Pil Trafa y Stuka dieron por finalizado el período Violadores en 1992, luego de una presentación de despedida en el estadio Obras. Pil formó Pilsen y Stuka creó Stukas en Vuelo, dos bandas sin mayor peso e influencia que se dedicaron a recorrer el interior de la Argentina y los países cercanos como Bolivia, Perú y Uruguay. En 1996 salieron editados dos discos que recogían el legado de Los Violadores (“Otra Patada En Los Huevos” y “Violadores Histórico”), justo en el momento que se hablaba sobre la posible reunión de la banda. Sin embargo, diferencias económicas arruinaron la vuelta de Stuka, dejando que Los Violadores existieran por un rato con Pil Trafa en la voz, el polaco Zelazek en el bajo, Sergio Val en batería y Anel Paz en la guitarra. Aunque prometieron giras y discos, esta reunión no pasó de los ensayos y una que otra presentación en Argentina, terminando por la poca expectativa que a esa altura generaba el grupo. 

En 1998 las expectativas económicas, al parecer, ya no eran tan grandes ya que Stuka y Pil al fin se pudieron volver a reunir. Los que ya no estaban, eso sí, eran el polaco Zelazek ni Sergio Val, quienes desistieron de revivir a Violadores. Por esto, y por otras razones, la nueva banda se llamó Stuk@pil. Conscientes que el pasado glorioso con Los Violadores no los dejaría fácilmente, la primera misión del grupo fue lanzarse en una pequeña gira por Argentina, Perú y Chile, a la que llamaron San Martin de Tour ’98.

Actualmente Stuka y Pil se encuentran preparando su regreso discográfico, tal vez como Los Violadores, para demostrar que aunque pasen los años, las ganas de decir las cosas en la cara con la base del ritmo del punk rock no han disminuido. 
Sección Banda Contenido relacionado
Entrevista LOS VIOLADORES Si no hay un disco nuevo Violadores dejará de existir
Live Review LOS VIOLADORES 25 años de ultraviolencia
+ Relacionados


Nombre


*Requerido

Email


*Requerido (No será publicado)


   
Live Reviews »


Utiliza las últimas versiones de los navegadores Firefox | Chrome | iexplorer para una mejor experiencia en la web.