Home > Cdaxis > A > ATOMS FOR PEACE

5

ATOMS FOR PEACE

Amok

2013. XL Recordings

El titular de la noticia podía generar distracciones: una súper-banda que juntaba a Thom Yorke de Radiohead, Flea de Red Hot Chili Peppers y Nigel Godrich (productor de Radiohead y con trabajos junto a Paul McCartney, Beck, Pavement y Gnarls Barkley). Anuncio vendedor, pero cuyas expectativas nunca lograron aterrizar en torno a lo que hoy entendemos como una muy obvia solución a los intereses musicales de los involucrados (donde también se incluyen el actual percusionista de los Chili Peppers Mauro Refosco y el baterista de Beck, Joey Waronker).

Los Atoms For Peace nacieron como una inesperada idea de Yorke y Godrich de tener una banda que interpretase temas del debut solista del líder de Radiohead en vivo. ¿Cómo entraba Flea en la ecuación? Era lo que “Amok”, el primer capítulo discográfico de la propuesta, iba a aclarar, pero en la previa ya sabíamos que había una comunión más bien en torno al frenesí rítmico que a ciertos elementos sonoros.

Por eso es que “Amok” termina sonando como algo lógico. El cruce entre Radioehad y los Chili Peppers no es tal: esto suena como casi todo lo que ha liderado Thom Yorke a lo largo del presente siglo y no son tantos los elementos donde se encuentra el aporte de sus compinches – más allá de Nigel Godrich, claro.

El disco descansa en la electrónica y lo más diferenciador (y que no tan coincidentemente coincide con las mejores canciones) llega cuando asoma el condimento melódico de lo que uno supone es Flea. ‘Before Your Very Eyes’ perfectamente podría ser un tema de los actuales Chili Peppers interpretado en formato banda, por ejemplo.

La comparación con Radiohead queda grande, pues falta esa condición paisajística (casi cinemática) que aflora en los momentos más inspirados del Radiohead electrónico – imposible ignorar los campos espaciales dibujados en “Kid A” o en temas posteriores como ‘The Gloaming’.

‘Default’ se sugiere como funky, pero termina siendo todo lo contrario. Un tema como ‘Ingenue’ es intragable para un fan de los RHCP, pero eso se puede decir de casi todo el álbum; por muy entusiasta que sea la línea de bajo del corte que da nombre a la placa, eso es Yorke a la quinta potencia. Por fortuna, el encuentro en el juego de percusiones es donde la colisión funciona, quizás no como se prometía (‘Dropped’ tiene muy poco de africano, que parecía ser una raíz natural para el proyecto), pero sí construye algo llamativo.

Con ‘Stuck Together Pieces’ nos entusiasmamos porque aquí Yorke sí parece sacado de su espacio de comodidad. A la larga, un proyecto entre varios debiese exigir en algo a cada uno de los involucrados y aquí da gusto cómo se conforma un cuerpo con distintas partes. Con la ayuda de unos buenos audífonos, el aporte diferenciado se hace mucho más evidente. Anote también ‘Judge, Jury and Executioner’ en esa lista corta de experimentos afortunados.

No hay mucha vuelta que darle a “Amok”. Es otro disco más controlado por Thom Yorke y secundado con Nigel Godrich. La presencia “del resto” pasa desapercibida casi la mitad del álbum y eso no puede ser positivo bajo ningún criterio. No se le olvide: este no es un disco de Radiohead ni de Yorke solista.

Juan Ignacio Cornejo K.
 

Sección Banda Contenido relacionado
Noticia MIRA A ATOMS FOR PEACE TOCAR EN JAPóN
+ Relacionados

Nombre


*Requerido

Email


*Requerido (No será publicado)










DESTACADOS

   


Utiliza las últimas versiones de los navegadores Firefox | Chrome | iexplorer para una mejor experiencia en la web.