Doug Wimbish: "La gente necesita una banda como Living Colour"

Anticipando la celebración por los 30 años de "Vivid"

La palabra “legado” es importante para Doug Wimbish. No fue parte de la formación que grabó “Vivid”, disco que celebrarán el próximo martes 11 de junio en Club Chocolate, pero está consciente de su poder cada vez que pone las manos en su instrumento.

Ad portas de su quinto show en nuestro país, el bajista no solo calienta el ambiente destacando la importancia de una agrupación que ha trascendido generaciones, también se detiene en la historia de Tackhead, banda que lo puso en el radar de Vernon Reid, reflexiona sobre su primera visita al Chile de principios de los 90 y cuenta cómo se viene el festejo del venerado debut. A pesar de que no tocarán el disco completo, será una instancia clave para demostrar por qué esa colección de canciones sigue siendo tan relevante en la carrera de Living Colour.

- Están conmemorando los 30 años de “Vivid”. Cuéntanos qué significa para ti el aniversario de un disco tan importante.
- Para mí es toda una celebración. Vernon Reid es amigo mío desde principios de los 80, cuando yo tocaba con Grandmaster Flash and The Furious Five y paseábamos por las calles de Nueva York tratando de vivir de la música. Es un honor estar en pleno 2019 festejando el legado de Living Colour y trabajando con gente tan profesional para llegar a un público variado.

- En ese tiempo tocabas con Tackhead.
- ¡Así es! Fue una cadena de eventos. Suelo trabajar siempre con la misma gente y resulta que todo comenzó cuando conocí a Skip McDonald. Estuvimos en la órbita de All Platinum Records desde 1974 hasta 1979, luego, esa misma casa discográfica lanzó una subsidiaria llamada Sugar Hill Records y estuvimos ahí desde 1979 hasta 1984. En ese último año Skip y yo conocimos a Keith Le Blanc y Adrian Sherwood en Nueva York durante nuestra estadía en Tommy Boy Records, que contaba con artistas como Afrika Bambaataa, y así formamos Tackhead, grupo que Vernon Reid ha seguido desde ese entonces. La formación está compuesta por Keith Le Blanc, Skip McDonald, Adrian Sherwood y Bernard Fowler, quien a menudo trabaja con The Rolling Stones. Somos un colectivo de músicos que está relacionado con otros actos, pero nuestro mayor valor es lo que hemos facturado en el estudio. Al igual que Living Colour, nos interesan los temas políticos, pero con una agudeza distinta. Tuvimos la ventaja de ser uno de los primeros en componer con samplers antes de que se usaran masivamente. En 1984 lo hicimos de manera muy rústica en Londres y resultó ser muy influyente para artistas como Massive Attack o Tricky. Como Reid estaba atento a nuestra música y compartimos la misma perspectiva, siempre hubo una alianza entre Tackhead y Living Colour.

- A finales de los 80, Red Hot Chilli Peppers, Jane’s Addiction y, ciertamente, Living Colour, empezaron a hacer ruido desde el underground hasta que Nirvana lanzó la escena alternativa al mainstream. En ese entonces tú trabajabas con artistas consolidados como Annie Lennox o Mick Jagger, por citar algunos. ¿Qué pensaste cuando estos compañeros de ruta empezaron a ganar notoriedad?
- Fue una cosa de timing. Living Colour es una banda de Nueva York compuesta por afroamericanos, así que siempre representaron muy bien esa cultura en su música. Frecuentemente los artistas blancos toman ciertos elementos de la música negra y los ocupan para ampliar su espectro. Cuando uno escucha Living Colour pude confundirse porque toman muchos elementos que no se asocian frecuentemente con lo afroamericano. Por eso tuvieron que abrirse un camino que quizá a otros no les hubiera costado tanto. Estar al alero de Mick Jagger los ayudó mucho en una escena rockera que no era fácil en esa época. Lo bueno es que la mezcla de influencias está en el ADN de Living Colour, porque son capaces de citar el blues de Muddy Waters o Howlin’ Wolf, pero también a Elvis y la banda se sostiene en esa constante combinación de mundos. Eso los hizo destacar.

- La primera vez que estuvieron en Chile fue durante la promoción de “Stain” (1993), el primer disco contigo como bajista. En ese tiempo, nuestro país había abierto hace muy poco sus puertas para recibir conciertos internacionales después de la dictadura, ¿recuerdas las impresiones que tuviste en la época?
- Nuestra primera vez en Sudamérica fue toda una experiencia, siempre habíamos querido ir. Todo lo que ustedes pasaron en dictadura se relaciona con lo que vivimos como afroamericanos enfrentando problemas de racismo que nunca se han resuelto en Estados Unidos. Aunque mi país nunca ha vivido una dictadura propiamente tal, se desarrolló una cierta amistad entre ustedes y nosotros porque el objetivo es conectar las culturas a través de la música. La gente necesita una banda como Living Colour, alguien que hable de temas que todos pueden identificar. Somos reales y hablamos a públicos de cualquier edad, religión y tendencia política. Entre más libertad tengas, vas a poder llevar tu mensaje de mejor manera para que las generaciones posteriores también se interesen proactivamente en temas educacionales, políticos o económicos.

- Ese mensaje tan poderoso los hace trascender.
- Exactamente, por eso te hablaba del legado. Cuando la gente nos dice que dejamos una huella con “Vivid” es algo importante porque es nuestra misión. Todos los discos representan una parte de nuestra historia, un capítulo especial en la vida de cada uno. Cuando lo miras en retrospectiva es algo tan épico como Game of Thrones (ríe).

- Hablemos del próximo show en Chile, ¿van a tocar “Vivid” completo?
- No, para nada. La idea no es tocar el disco completo e irse. Vamos a repasar las canciones más destacadas de “Vivid” y también de otros trabajos. Creemos que no tiene sentido recorrer todo el álbum, es mejor que la gente disfrute algo más variado.

- Estuvieron aquí el año pasado y demostraron que no viven de la nostalgia. El show de Living Colour es intenso para el espectador, ¿cómo defines la experiencia de ver a la banda en vivo?
- Somos cuatro individuos que combinan sus talentos para que la música brille y destaque nuestras fortalezas. Todo depende de cómo te presentas en vivo, de las canciones que escoges, de cómo le das un sentido al setlist y de la forma en que permites que todos tengan su momento. Cada uno cumple una función específica y eso es parte del ADN de Living Colour, la combinación natural de nuestras frecuencias da como resultado un buen combo. No es como en otras bandas que tienen una sola manera de hacer las cosas, nosotros tendemos a mover un poco los parámetros. Hay gente a la que le acomoda y a otra no, siempre existe algo de presión ante las opiniones favorables y desfavorables, pero cuando te preocupas demasiado por lo que dicen los demás, al final ni siquiera haces lo que sientes. Es importante escuchar al otro, pero también es vital saber lo que haces tú para salir de los esquemas. Tratamos de ser originales, no nos preocupamos tanto de lograr la perfección, pero sí de subir al escenario y tocar con el corazón.

- Genial, Doug. Muchas gracias por tu tiempo. Invita a tus fans en Chile para que no se pierdan el show.
- Invito a toda la gente en Chile para que vaya a vernos porque siempre nos llevamos un buen recuerdo. Los queremos tanto como ustedes a nosotros y les agradecemos por el apoyo durante todos estos años. ¡Nos vemos en un par de días! Paz y amor.

Pablo Cerda

Living Colour se presentará este martes 11 de junio en Club Chocolate. Entradas disponibles en Ticketek.




Tags



Ultimos Contenidos

Rock

{{ x.type }}

{{ x.title }}

{{ x.created }}