Humo

2018. Beast Discos

Cinco años han pasado desde que Yorka debutó con "Canciones en pijama" (2013). Para este dúo de hermanas ha sido tiempo suficiente para irse instalando como un conjunto de recambio en el pop local. Desde el arranque -con Yorka Pastenes como solista- ha sido un avance constate: han compartido escenario con destacados nacionales e incluso fueron parte del soundtrack de una popular telenovela de la televisión abierta.

Hoy, Yorka y Daniela siguen dibujando su presente, plasmado ahora en su tercera placa, titulada “Humo”. El trabajo, de dieciséis canciones (el más largo hasta ahora), es el primero grabado en un estudio (antes, el registro de “Canciones en pijama” e “Imperio” se hizo en un home studio), marcando así un paso más firme en su profesionalización.

El disco arranca con una triste canción homónima, con voces armonizadas y guitarras suaves. Da una introducción acongojada, anticipando lo que será la tónica del álbum. ‘Estáticos’ trae más ritmo y muestra una buena cara pop. ‘Y bailamos tanto’, la que viene a continuación, arremete con un bonito coro, destacando entre las demás. Este trabajo cuenta con canciones compuestas por primera vez en ukelele, como ‘Qué terror se siente’ o ‘Todo lo que tengo’. Asimismo, el dúo está acompañado por Matías Petersen en batería, Pancho Ugarte en bajo y Pablo Jara en guitarra eléctrica.

El álbum continúa con su impronta inicial de melancolía, como en ‘Catemito’, ‘Nada’ o ‘Tonadita de año nuevo’, donde desfilan las buenas melodías y armonizaciones vocales de las cantantes. ‘En esta última, la letra dice: “Abrázame,/ que necesito cariño/ para empezar a batallar un año más”. En algunas canciones aparece cierta similitud con el trabajo de Niño Cohete. En reiteradas ocasiones se acude al recurso de terminar la canción con una frase vocal que quede suspendida, como en ‘Catemito’, ‘Bien’, ‘Si nos vamos lejos’, ‘Interminable’ o ‘Cae’. Bonito elemento que entrega cierto misterio, pero acá se repite demasiado, quitando el buen sabor y haciendo que todos los finales suenen similares. Para tener en cuenta.

Con todo, el tercer trabajo de Yorka confirma el paso firme de la dupla. Pese a que las canciones de tono triste se vuelven demasiadas –llegando el disco a hacerse un poco extenso-, dan testimonio de amplio talento. Un grupo que crece y está lejos de tocar techo.

Juan Pablo Andrews



Tags



Ultimos Contenidos

Chile

{{ x.type }}

{{ x.title }}

{{ x.created }}