radio rock,metal y vanguardia

Hammerfall

Dominion

Hammerfall

2019. Napalm Records

El hecho de que HammerFall ya no forme parte de un gran sello multinacional como Nuclear Blast, ha traído como consecuencia que el grupo ya no esté en la primera línea de la cobertura mediática, lo que al final ha sido beneficioso para la banda porque trabajando en silencio y lejos de los grandes focos de la prensa, han logrado germinar su mejor disco en al menos una década, lo que se dice menos ruido y más nueces.

Encontrando en el productor y músico norteamericano James Michael (Sixx: A.M.), su sexto miembro, quien ha estado detrás de las perillas en todos sus discos desde “Infected” (2011), los suecos han resucitado el fuego sagrado de Héctor para hacerlo brillar con un fulgor más cercano al de sus primeras tres obras. En efecto, "Dominion" podría ser la perfecta continuación para "Renegade" (2000), porque nos presenta el sonido más puritano e identificable del HammerFall más clásico, ese power metal impetuoso y lleno de energía de sus inicios, menos pretencioso pero infinitamente más ganchero, algo que queda claro desde el inicio con ‘Never Forgive, Never Forget’ que luego de una breve introducción en piano se monta en el doble bombo de David Wallin para entregarnos un convincente tema de apertura liderado por la voz de Joacim Cans y la guitarra de Oscar Dronjak, los jefes y miembros remanentes de la formación original. Sin duda que el regreso del primer bajista de la banda Fredik Larsson y la adición de la sólida primera guitarra de Pontus Norgren (ex The Poodles), han servido para apuntalar el sonido general del grupo y revigorizarlo al mismo tiempo, haciendo que la placa suene fresca como hace tiempo no ocurría. El tema título posee un riff central que es heredero directo de Accept, algo que no es nuevo para quien conozca de cerca la carrera de los de Gotemburgo. Lo anterior también se percibe en los coros marciales de ‘Testify’ otro efectivo y punzante latigazo de puro metal. El himno del disco, ya calado y probado en vivo, lo encontramos en ‘(We Make) Sweden Rock’, cuatro minutos y fracción de puro disfrute con un gran lead cortesía de Norgren. ‘Second To One’ es la balada del disco acompañada con piano en su fracción inicial, para luego incorporarse el resto de la banda y darle el peso sustantivo para calificarla como una “power ballad”.

La segunda mitad del álbum arranca con potencia con una trepidante ‘Scars Of A Generation’ y un Cans que al menos en estudio mantiene el caudal de su voz, registro que combina a la perfección con esos riffs puramente Accept de ‘Dead By Dawn’. Luego llega el interludio guitarrero plenamente Judas de ‘Battleworn’ el que da paso a una marchosa y contundente ‘Bloodline’ y su aguerrido doble bombo, para continuar con un tema bastante “Manowaresco” de nombre ‘Chain Of Command’ hasta llegar al épico cierre con tintes progresivos de ‘And Yet I Smile’, una perfecta manera de clausurar un revitalizador disco que sin duda marca un alza en la inspiración compositiva de la banda. Quizás muchos hace rato habían dejado de lado a HammerFall, pero con “Dominion” tienen una buena razón para recuperar la fe perdida y volver al redil.

Cristián Pavez




Categorias de contenido

Tags



Categorias de contenido

Ultimos Contenidos

Colombia

{{ x.type }}

{{ x.title}}

{{ x.title }}

{{ x.created }}





Categorias de contenido

Tendencias