Saken: "Somos la banda más pesada del pop chileno"

Palabras de Carlos Quezada, en los 25 años del grupo nacional

Una de las agrupaciones más reconocidas dentro del metal local es Saken, quienes este año celebran un cuarto de siglo de su fundación. Entre las actividades planeadas ante tan importante aniversario, se encuentran su presentación junto a Black Label Society en el Teatro Caupolicán y el lanzamiento de un nuevo larga duración, además de un reciente EP con covers a bandas como Sumo y Los Prisioneros. En un momento así de importante, conversamos con su vocalista y fundador Carlos Quezada, quien se refirió a la actualidad de la banda y los planes a futuro tanto de lanzamientos y shows como de un sonido que apunta cada vez más a otros horizontes.

- Recientemente lanzaron el EP “SKN C1-90” ¿Cómo fue el proceso de grabación de este material?
- Fue distinto. Fue la primera vez que trabajábamos con un productor musical. Fuimos a trabajar con Mariano Pavez porque nos gustaba mucho lo que había hecho con Canal Magdalena y lo que había hecho en el pop. Nosotros conocíamos su trabajo dentro del metal, porque creo que “Silent Murder” de Execrator es el mejor disco de Metal en la historia de Chile. Fue distinto porque no fue como lo hacíamos siempre, que entrábamos al estudio, grabábamos con nuestro ingeniero y listo, todos felices. Aquí fue complejo en el sentido que un productor te exige y demanda, porque su nombre está en el trabajo, y eso fue lo primero que fue distinto. Lo otro, fue que no grabábamos con músicos de sesión por primera vez desde el disco “Hell Within”, del 96. Hasta el día de hoy, Saken era un dúo, Álvaro y yo componíamos todo. En esta ocasión, los miembros nuevos, Francisco Cruzat y André Bravo, ya son parte de la banda, entonces fue la primera vez que grabábamos como banda desde los 90. Eso hizo que todo fuera súper distinto, fue intenso, fue exigente. Mariano no es una persona fácil a la hora de trabajar en estudio, te demanda harto, sobre todo en la parte vocal, demanda mucho. Pero la experiencia fue la raja, quedamos en una relación prácticamente de amigos, y de hecho, de acuerdo a la agenda que se viene bastante movida, ya estamos planificando el disco, que queremos grabar este año. El proceso te lo podría definir en esta frase: Ninguna banda va a conocer lo que es la grabación de material hasta que no trabaje con un productor musical (risas), y ahí realmente se sabe cuánto vale cada uno.

- En este trabajo podemos escuchar una versión de ‘Mejor no hablar de ciertas cosas’, original de los argentinos SUMO. ¿Qué los motivó a homenajear a esta banda en particular?
- Con Álvaro decidimos hace casi un año sacar un EP de covers. Originalmente había cuatro covers, y Sumo nunca fue discusión. Sumo es una banda que a Álvaro y a mí nos gusta mucho, y tuvimos la suente de que Francisco y André también la disfrutaban. Entonces  este asunto nunca fue una gran discusión, y tampoco la canción que elegimos. En algún minuto cuando definíamos eso, nos planteamos si realmente éramos una banda de metal (risas), porque la manera en que trabajamos no tiene mucha relación con las bandas de metal. Trabajamos más como una rock, derechamente. Saken tiene un modelo de funcionamiento  que es casi como un modelo de empresa, donde las cosas se hacen para que funcionen, y no por el afán de figurar o experimentar. Básicamente tenemos claro cuáles son nuestras referencias, nuestras tendencias, y tratamos de canalizarlas en los temas. En este caso particular, el tema de Sumo cumplía todos esos estándares, de hecho, acuñamos una frase que me gusta mucho, que es que somos la banda más pesada del pop chileno. Creo que eso nos resume súper bien, porque Sumo para nosotros, sobre todo en cuanto a las letras y la vida de Luca Prodán, es algo que me inspira mucho.

- También está en el mismo EP una versión de ‘Corazones rojos’ de Los Prisioneros.  ¿El hecho de ser una época mucho más electrónica de la banda tuvo que ver a la hora de grabar este cover?
- Primero influyó eso, el hecho de que estuvieran en esa época más techno, porque el tema de las máquinas es algo que nos apasiona. De hecho muchas veces bromeamos con que necesitamos más máquinas en vez de más músicos (Risas). Efectivamente, esa parte de alejarse del tema del Rock n’ Roll para buscar algo distinto tuvo mucha influencia, y también la tuvo la tónica y dinámica de la canción. Chile se demoró diez años en entender que era una canción irónica contra el machismo, y nos inspiró a Álvaro y a mí porque ambos tenemos hijas, y la peor pesadilla de un padre es que te toque un hueón agresor de pareja de tu hija. Cuando la escogimos, tratamos de darle una interpretación distinta. Lo que intentamos hacer, y creo que se logró en el EP, es que, el que interpreta la canción, lo está haciendo en serio, y es una forma que tenemos de mostrar lo ridículo que suena el machismo hablado en serio en estos tiempos. Y eso fue lo que más influyó para elegirla, independiente del trabajo de arreglos, que fue notable, cantarla en el estudio y en vivo es un placer, porque los acordes y la manera en que se trabajó por los músicos, hacen que la canción pueda ser interpretada de diez maneras distintas si eres vocalista, y representaba cabalmente un concepto que los cuatro Saken tenemos muy arraigado, que es el tema de que el machismo no es una opción, es una cadena que tenemos de generaciones anteriores que fracasaron, por lo tanto lo que hay que hacer ahora tiene que ser mejor. De hecho, vamos a grabar un videoclip de ‘Corazones’, y la idea es que analice la idea de que el machismo mata, y además de que dejemos que el machismo muera con nuestra generación. La generación que viene después de nosotros no tiene nada de machista, y ojalá nunca lo tenga.

- Saken ha sido banda de apertura de grandes visitas como Kreator, Machine Head, Exodus, Megadeth, y ahora, Black Label Society. ¿Cómo logran llegar a este puesto de una manera tan reiterada?
- Es todo un proceso. Cuando una productora anuncia un show, el procedimiento normal es enviar material y que ellos escojan. Pero, en algunos shows, como Kreator, Machine Head o Megadeth, las productoras envían un montón de material de distintas bandas, y la agencia, o la banda, elige quien va a telonear, básicamente aprueban el show de apertura. La ventaja que tenemos con otras bandas, es que el show nuestro es realmente nuestro. No necesitamos nada de la productora o del cabeza de cartel, y eso nos entrega una gran ventaja, porque tenemos nuestras propias cosas para el show. Tenemos nuestro equipo de trabajo desde que volvimos el 2011, solo hemos cambiados unas pocas cosas, pero es el mismo equipo. Las productoras nacionales nos consideran en ese sentido porque somos un acto de apertura práctico para ellos, porque no generamos mayores complicaciones, y, al mismo tiempo, hemos tenido la suerte de que cada vez que se propone nuestro nombre, la banda principal lo ha aprobado. Para Megadeth, fueron como 30 o 40 bandas que enviaron, y ellos nos escogieron. Algo similar pasa ahora con Black Label Society. Eso también te permite ver que el material que estamos trabajando y el que vendrá está bien encaminado. Saken creció en shows grandes. En los 90 tocábamos en lugares chicos, pero cuando volvimos el 2011, partimos con Nuclear Assault, pasamos el Metal Fest, Machine Head, Exodus, Megadeth, giramos con I Am Morbid, con Pentagram. Siempre hemos tenido la suerte de estar en escenarios grandes, y descubrimos que nos acomodan bastante. Debe ser un show rápido, preciso, con temas bien escogidos y que genere un ambiente para que el nombre de la banda se recuerde. Creo que somos la banda local con más experiencia en ese sentido.

- ¿Algún show de este tipo que más recuerdes?
- Siempre va a ser Megadeth, hasta ahora. Fue una locura, tocamos cinco minutos de la hora acordada antes para poder tocar todo el repertorio y el Caupolicán ya estaba repleto. Tener a 5.500 personas delante tuyo es una cuestión impresionante, y el hecho de que se supieran los temas, eso era una locura. Para nosotros fue algo muy especial porque era un público que no conocíamos, mucha gente joven.  Cuando llegué al Caupolicán y también salimos del escenario, se nos acercaban chicos de 15 años para un autógrafo o una foto, así que fue algo muy extraño para nosotros. Incluso el mismo Mustaine le preguntó a la gente del show si éramos la banda más popular de Chile. Esa fue la apertura más grande que hemos tenido, pero todas y cada una han sido muy importantes en algún aspecto, incluyendo a Kreator, en la gira del Renewal. Para mí fue una locura sacarme una foto con Ventor y Petrozza. Cada una ha sido distinta, y a pesar de que no han sido los shows más masivos en que hemos tocado, porque hemos estado en festivales de hasta 10.000 personas, creo que si son los que más hemos aprendido.

- Dado que siempre son considerados, ¿cuál sería una banda a la que te gustaría realmente telonear en el futuro?
- De lo que está anunciado para este año, me encantaría tocar con Iron Maiden, pero dudo que se pueda. Me gustaría hacer un estadio, pero si tuviera que señalar una banda con la que personalmente me gustaría, es Ghost. Debe ser la banda de rock n’ roll más interesante de los últimos tiempos. Sé que a Álvaro le gustaría abrirle a Meshuggah, el sueño de Francisco sería abrir para Korn, y André, probablemente su sueño máximo sea abrirle a King Crimson, pero como hay que ser realistas con esto, es más probable que abramos a Ghost antes que a las que los chiquillos les gustaría (risas).



- Con tantos gustos distintos dentro de la banda, ¿cómo funciona aquello a la hora de componer nuevo material?
- Funciona la raja. Me produce cierta gracia cuando las bandas se autorestringen a un solo estilo. No digo que sea malo. Por ejemplo, soy muy fanático de Atomic Aggressor, para mí es la gran banda death metal de Chile, y creo que el día que cambien, a mí no me va a gustar. Pero, a nivel de influencias como banda, es una locura. Hoy pensábamos en la grabación del próximo disco, y estábamos pensando que deberíamos sacar un tema de Basement Jaxx, ‘Where’s Your Head At’. Esa es una canción que deberíamos tocar, y que no tiene nada que ver con el metal, es 100% cercana al Techno. Ese popurrí de influencias es lo que nos permite decir derechamente que no nos queremos restringir al metal,  que queremos abarcar más allá, incorporar máquinas, jugar con esta lógica de las bandas metaleras. La línea instrumental siempre va a ser el rock, pero privarse de influencias externas por serle fiel a un estilo, puede funcionarle bien a otras bandas. A AC/DC le ha funcionado 50 años, a Slayer 35, pero a nosotros no nos funcionará. Al margen de tener una banda y ser músicos, somos melómanos, y siempre recibimos información nueva por lo que escuchan, por ejemplo, tus hijos. No existe nada más ecléctico que el playlist de Saken mientras tomamos un trago. Tenemos Basement Jaxx, Twenty-One Pilots, Cannibal Corpse, Sepultura, así que esa variedad hace que Saken sea una banda distinta dentro del metal criollo, y hace que nos consideremos, al menos nosotros, menos metal.

- ¿Hay alguna banda reciente que te haya llamado la atención y escuches seguido?
- Twenty-One Pilots, me sorprendieron mucho. Royal Blood también, debe ser una de las cuestiones más metaleras que he escuchado, maravillosos. Quizás no tan recientes, pero los descubrí hace poco: Primordial. Me fascinó. El último disco es realmente espectacular. Seguimos escuchando música progresiva contemporánea, sobre todo Álvaro y yo. Steven Wilson, Periphery, Jinjer. Y de lo más para jóvenes, Sleeping With Sirens, que hacen una música muy interesante de escuchar. La banda que más ha golpeado a Saken recientemente es Ghost, definitivamente. Creo que eso se nota en el EP. Creo que “Prequelle” es el mejor disco de Rock n’ Roll de los últimos años.

- Este 2019 marcará el aniversario número 25 de la banda. ¿Han considerado algún show especial para celebrarlo?
- Lo estamos analizando todavía. Recién nos dimos cuenta, en el show de Merkén Rock. Ya lo celebramos con el EP, ahora tenemos varios proyectos y ofertas de salir. El EP, que será editado Toxic Records en Europa ha tenido muy buena recepción por allá, y ahora pronto cerraremos representación por agencias en Sudamérica, México y Estados Unidos.  Va a depender. Si salen shows afuera de Chile, estaremos harto tiempo en eso. Pero lo que a mí me gustaría es celebrar los 25 años con el disco. Tenemos a Toxic sacando rápido el material, y además, será una especie de tributo a todo lo que hemos sacado en todos estos años. Hacer un concierto de celebración no lo sé, creo que lo vamos a ver. No esperábamos un recibimiento como el que hemos tenido con el EP. No esperábamos tantas visitas en YouTube ni las reproducciones en Spotify. Era algo que tenía que pasar, si en algún minuto debíamos salir del mundo metalero, y ocurrió en un momento en que todos sabemos que esperar.

- ¿Hay algo que quieras agradecer a tus seguidores tras este cuarto de siglo?
- Más que agradecer, me gustaría invitar a todos aquellos que les gusta el rock a escuchar bandas chilenas. La historia del metal chileno no terminó en los 80, siguió mucho más allá. En Merkén tuvimos la oportunidad de tocar con Metal Command. ¡Que banda más la raja! Son impresionantes y jóvenes. También la idea es invitar a las bandas chilenas a entender que, aunque la música pueda ser tu pasión, tu manera de expresarte y para sacar tus demonios, eso fue en los 80 y 90, ahora debe ser algo más. No tenemos algo como Sepultura o A.N.I.M.A.L. No tenemos una banda que haya tocado en Donington, que saturó el mercado internacional, pero no la tenemos solo por nuestra idiosincrasia, por como miramos la música. Esto no es una competencia ni cagarse al otro para surgir. Las bandas no son corporaciones multinacionales para dominar el mercado.  Son el reflejo de personas comunes y corrientes que tienen la suerte de tocar y gritar, de la generación que nos tocó. Me llama la atención que los traumas de mi generación son copiados por las nuevas generaciones. Esos traumas ya no existen, no han sido perseguidos, no pasaron esa etapa. Tratar de robarse ese pedazo de historia para surgir es un error. Ya hay suficiente material del mundo (Risas), así que mi llamado es a las bandas para que se saquen los estereotipos y disfruten lo que están haciendo. No sé si nos funcionará, pero sé que no funciona mantener una imagen a costa de lo que una banda quiera ser. O intentamos hacer algo nuevo o seguiremos escuchando bandas brasileñas como los baluartes de Sudamérica, si al final del día, somos el país más metalero de la región.

Óscar González Loyola





Tags



Ultimos Contenidos

Metal

{{ x.type }}

{{ x.title }}

{{ x.created }}