contenidos multimedia
radio rock,metal y vanguardia

Homeless: fantasías animadas de ayer y hoy

La película que no estábamos esperando, pero que necesitábamos

Homeless: fantasas animadas de ayer y hoy

Algo pasó, de un tiempo a esta parte, en el mundo de los dibujos animados. Las nuevas generaciones de “monos” –ya sean para niños o adultos– cayeron en un fondo de sustancias alucinógenas del que reflotaron con nuevos conceptos: extremos, absurdos, poco ortodoxos pero sumamente efectivos. Ya no basta sólo con el humor negro tipo South Park, ni con la comedia del absurdo de Family Guy, ni las grotescas imágenes de Ren & Stimpy, ni el aura edulcorada de Bob Esponja. Desde hace algún tiempo, algunos dibujantes y guionistas llevaron al límite la imaginación y extremaron las posibilidades que podía entregar un dibujo animado. Las batallas épicas del bien contra el mal, las situaciones cotidianas o las fábulas educativas ya no emocionaban a los nacidos en el siglo XXI. Así es como se vino una lisérgica revolución de monos en colores en alto contraste, formas raras y humor negro.

Esos son algunos de los ingredientes que tuvo “Homeless” (la serie), una sórdida animación en 2D creada hace un lustro y que en 2015 se estrenó en nuestra tv abierta (emitida muy tarde los domingos por La Red). Rápidamente se transformó en un contenido de culto (algunos, incluso, la sindican como lo mejor que le había pasó a la pantalla chica nacional por aquel entonces) para una audiencia –aún de nicho– que consume series animadas para adultos. Hoy, “Homeless” vuelve bajo el amparo de la productora Fábula y transformada en largometraje y disponible para ver en el cine, en una cartelera compartida por los últimos films de Quentin Tarantino y Andrés Wood. Háblame de seguir ir contra la corriente.

La película –al igual que la serie–, se centra en la particular aventura de unos anti-héroes vagabundos ubicados en el último escalón de la pirámide social que viven en un campamento-basurero y deben restaurar el status quo económico del mundo. Una real paradoja ya que uno de sus protagonistas, un vago de nombre Raúl, da sustento ideológico a su condición basando su estilo de vida en la rebeldía sobre el sistema imperante capitalista y neo-liberal (nada muy distinto a nuestra realidad, la verdad). En pleno conflicto interno –basado en la no utilización de dinero, la droga que tendría enfermo al mundo según Raúl– se ven involucrados en una crisis global debido al robo virtual de todo el dinero del mundo por unos hackers nerds. En otras palabras, la caída del sistema. El guión es sencillo en tratar esta trama y no entra en debates filosóficos sobre el capitalismo (como ciertos animes) ni en el sinsentido de sus historias (como Hora de Aventura o Tío Grandpa). Por su parte, la animación no es un mash-up de técnicas ni un estallido de colores psicodélicos pero sí apuesta al feísmo. En síntesis, “Homeless” usa todas las referencias de los monos exitosos de está década (Pixar, Cartoon Network, Adult Swin) para armar su relato, donde destacan sus altas dosis de humor negro (incluido chistes muy locales vinculados a memes y virales de internet) y unos protagonistas impensados, como Jackie que es un mendigo rufián, sin piernas ni ética; o Quesillo, un niño rico abandonado en su mansión por sus padres y su sueño es ser un vago. “Esta película no discrimina, ofende a todos por igual” es la advertencia inicial del trailer (para evitar comentarios sensibleros del tipo “esta película normaliza la pobreza”), y si bien podrían fácilmente usado un montón más de chistes crudos con todos los bancos posibles, se nota que hubo un cuidado con el humor y las tallas usadas para que la película pasara ciertos estándares, no ofendiera a los críticos de redes sociales de alta moralina y sorteara con éxito las restricciones de los censores cinematográficos. Las referencias a la cultura pop también forman parte importante del guión, con menciones que van desde (spoiler) Metallica, el Divino Anticristo y Walt Disney, o las referencias/influencias casi directas a Rick & Morty, Alejo y Valentina y La Casa de los Dibujos.

“Homeless” funciona perfecto para el público objetivo de este tipo de series y/o películas –preadolescentes conectados 24/7 al 4G y algunos adultos criados entre rayos catódicos y el universo amarillo de Springfield– que quiere ver muchas cosas pasando en la misma caricatura. Los diálogos con aguda crítica social no pasan desapercibidos, son parte esencial de la película pero no se enredan y los deja fluir entre su propuesta de humor corrosivo, satírico y radicalmente efectivo, con referencias retro y ganchos generacionales que apelan a la nostalgia, tripeadas a ciertos menesteres de la adultez, y un manto de delirio futurista y caleidoscópico.

César Tudela

Homeless: fantasías animadas de ayer y hoy




Categorias de contenido

Tags



Categorias de contenido

Ultimos Contenidos

Rock

{{ x.type }}

{{ x.title}}

{{ x.title }}

{{ x.created }}





Categorias de contenido

Tendencias




-->