Magma

Zëss

2019. Seventh Records
 
“Maestro de lavas, de magma; del fuego que seca nuestras lágrimas y quema nuestros tormentos. Tú eres el núcleo universal. Purificación es tu nombre”. Este es un extracto traducido del texto que la banda francesa Magma incluye en su nuevo disco, “Zëss”. La placa contiene la versión en estudio de la obra que, hasta ahora, solo se conocía por conciertos que datan de fines de los 70 y principios de los 80, y por grabaciones en vivo que quedaron en discos y en el DVD, “Epok IV”. Después de 40 años, Christian Vander y compañía decidieron darle forma definitiva a la pieza y, para aquello, se unieron a la Filarmónica de la ciudad de Praga y a numerosos músicos de la órbita de la banda, pero entre ellos, una novedad en su formación: el reconocido baterista sueco Morgan Ågren (Mats/Morgan, Kaipa). Juntos, dan rienda suelta a un viaje redentor.
 
De acuerdo a Vander, la nueva versión orquestal “le otorga a la composición su verdadera dimensión de ensueño y su poder trascendental: un reflejo visionario de un sueño inmemorial que persigue la parte más oscura de nuestras almas”. El disco narra el colapso del universo, del tiempo y de todo lo conocido: el bien y el mal se rinden ante lo inevitable: el olvido. Pues no hay nada que escape a su huella, sin dejar rastro barre con todo. Entonces hay que prepararse para su llegada y, por este motivo, en una reunión de los kobaïanos –habitantes del planeta Kobaïa- invitan a enfrentar lo que viene, con un disco pletórico y vital, imposible de olvidar.
 
La música de Magma acompañada de arreglos orquestales que nutren el caudal universal de la cultura de Kobaïa, aumenta la percepción de la epopeya “Zëss”. Las cuerdas susurrando y el vibratorio scating de Christian y Stella Vander se transforman en destellos, que transfiguran el camino de dos simples acordes del piano. La orquestación de Rémi Dumoulin y la dirección musical de Adam Klemens aportan al imaginario sonoro gran riqueza y diversidad: “Zëss” o cómo después de 50 años suena la unión entre el góspel-spiritual extraterrestre (concepto de Pascal Bertin) y una filarmónica del planeta Tierra. El concepto de góspel –y también el Bel canto- en la música de Magma es algo que tiene su razón de ser en lo coral y para este disco son siete voces las que arman un sostén facilitador de los distintos ánimos de la narrativa auditiva. Mención hay que hacer también al trabajo de arreglos en los vientos: bronces y maderas por igual. 
 
Ågren se integra de extraordinaria manera al sonido “magmiano”, construyendo un “tren azul galáctico” que explota en “big bangs” de redobles y golpes de platillos. El despliegue de los rieles rítmicos trae su firma y resulta familiar a la musicalidad de estos franceses, que han brindado ya cuatro presentaciones en nuestro país. El olvido es el reverso de la memoria: la nada, un vacío lleno de energía. Acá no importa si conoces, sabes o no, ya no sirve la razón. Magma propone un viaje de emociones que sacudirán tripa y corazón. “Zëss” es una odisea por el olvido.
 
Gonzalo Pérez Alfaro




Tags



Ultimos Contenidos

Rock

{{ x.type }}

{{ x.title }}

{{ x.created }}





Tendencias