radio rock,metal y vanguardia

Cecilia: La canción que nunca calla

Cecilia: La cancin que nunca calla

La carrera de Cecilia Pantoja Levi empez� desde muy adolescente. Primero con Los de Tom�, un grupo sin mayor popularidad, pero cuya experiencia le sirvi� para darse a conocer. A principios de los 60 ya estaba grabando su primer sencillo como solista �el tango �Uno de tantos� y el rock n roll �I wanna live�� de la mano del director art�stico de EMI Ode�n, Rub�n Nouzeilles. Desde ah�, no pas� mucho tiempo para llegar a la cima de la  m�sica pop nacional: su estilo atrevido, su insuperable voz y su personalidad avasalladora, la convirtieron en una cantante empoderada que incluso hizo amistad con la otra matriarca art�stica, Violeta Parra. A sus 75 a�os, sigue siendo referente para todas las artistas mujeres, aunque su �ltimo disco editado sea de 1970. �No hace mucho�, bromea desde el pasillo de la casa en La Cisterna en donde est� alojando desde su �ltima hospitalizaci�n, ante la pregunta de su amiga y m�nager, Yasm�n Bau.

Como quien acaricia un piano, Cecilia canta bajo sobre los arreglos de sus canciones. Eran pasadas las 8 de la tarde en el Club H�pico, y sigilosa pero compenetrada en su performance, acompa�ada de Denisse Malebr�n, pimpone� las palabras de la intro de la cl�sica �Ba�o de mar a medianoche�. Noche, playa, brisa, penas. Ah�, en pleno atardecer estival, se sinti� la fuerza de su interpretaci�n, a pesar que ya no puede recorrer el escenario con la elocuencia de anta�o tirando besos de taquito, ni menos su voz es la de esa veintea�era que dejaba boquiabiertos a todos. El p�blico joven, unos siete metros m�s abajo, se enciende cuando estalla la primera estrofa. Graban, bailan, cantan. Lloran. �lvaro Espa�a �l�der de Fiskales Ad-Hok�, solo atina a decir �Cecilia es la m�s punk de todas�. Ella, en las alturas, sigue siendo gigante sobre el escenario. La muchacha de Tom� que s�lo so�aba con cantar, hoy es una de nuestras artistas fundamentales de la patria. �Mi m�sica es la que llega fuerte y siempre la transmito desde lo m�s profundo de mi coraz�n. Eso llega. Hay que ser muy verdadera, muy abierta. Eso creo que provoca el llanto espont�neo de la gente como se dio en La Cumbre y en el Caupolic�n. Es maravilloso y me motiva bastante. Pero me confunde, tambi�n. Me conmueve, y pido a Dios que me de fuerzas para salir adelante. Y paren un poco el llanto, mejor me disfrutan�.

Cecilia no ha abandonado los escenarios. Es m�s, sus �ltimas presentaciones han sido triunfantes, como en la ya mencionada edici�n pasada de la Cumbre del Rock, y un show hace tan solo unas semanas en el Teatro Caupolic�n. Su tono de voz es susurrante, dolido, pero nunca quebrado. �Me tengo que cuidar para no caer otra vez con este principio de neumon�a que me altera mucho, aunque no me ha perjudicado las cuerdas vocales. �Incre�ble!�, comenta con aire de triunfo y vanidad, como quien gambetea el paso del tiempo con estoicismo. �Ni cagando me muero todav�a�, recuerda haberle dicho a los m�dicos en una crisis respiratoria que la aquej� a mediados del 2016, y en donde se encendieron las alarmas por su estado de salud. Desde aquella vez, ha sufrido nuevos y m�s recurrentes episodios problem�ticos, el �ltimo el pasado septiembre, en San Antonio, donde se encontraba descansando. �Ah� cloti�, confiesa.

La forma que ha encontrado el staff de la cantante para seguir perpetuando su legado es el lanzamiento de un nuevo disco en vinilo. �Cecilia, La Incomparable. 60 A�os Art�sticos�, es un compilatorio con cl�sicos de su repertorio que incluye hasta �Muchacha triste y solitaria�, su primera canci�n grabada con Los de Tom�, entre otros �xitos incombustibles como �Un compromiso� o �Aleluya�. �Lo escuch� y encontr� que est� muy bien hecha la masterizaci�n doble que hicieron (Jean Herrera). Todas las canciones en un primer plano, y todo m�s destacado que en mis primeros discos�, dice mientras contempla el arte del vinilo, con un dise�o ilustrado de uno de sus retratos de joven, en tonos p�rpuras, realizado por Claudio Bau. La int�rprete de �Dilo calladito� recuerda que fue en 1970 la �ltima vez que edit� un �lbum en vinilo de 12�. ��Fue un boom! Empez� a crecer y crecer hasta que vino el golpe, ah� jodimos�. Con orgullo, menciona tambi�n que es en ese disco donde realiz� un cruce improbable en nuestra m�sica pop, grabando �Gracias a la vida� de Violeta Parra y �Plegaria a un Labrador� de V�ctor Jara. Primer y �ltimo track, respectivamente. Folclore, Nueva Canci�n, baroque pop y rock sinf�nico fusionados y grabados gracias a la ayuda del maestro Valent�n Trujillo. �Eso lo hice directo, con 45 m�sicos en el estudio de grabaci�n. Muy bonita esa experiencia�. En aquel �lbum, refleja su inquietud musical en constante movimiento, y que casi le cuesta algo m�s que su carrera tras el inicio de la dictadura. �Para el 73 segu� haciendo mis shows, porque no pertenec�a a ning�n partido pol�tico, aunque s� me postergaron y vetaron. Como hab�a grabado estos temas, los militares creyeron que era comunista, mirista o qu� s� yo. Entonces, me tomaron presa y me torturaron; me pegaron con un palo en un ri��n�.

45 a�os han pasado desde entonces y se ha mantenido inflamable, con la capacidad para enredarse y mutar con todo. Cantando tangos italianos o rock lento (como ella etiquetaba algunas de sus canciones, como la conocid�sima �Pur� de papas�), estilos que ella refund� en los 60, pues los conoc�a bien desde que era una adolescente tomecina fan�tica de Astor Piazzolla ��me gusta mucho, era caperuzo�� y Elvis Presley, el artista que la motiv� a cantar. �Me gustaba todo el rock de la d�cada del 50. Por ejemplo, �bamos al cine a ver una pel�cula de rock �n roll y cuando apagaban las luces del teatro �nos larg�bamos a bailar en los pasillos! Eso era maravilloso. Me encantaban tambi�n las solistas mujeres como Brenda Lee, Wanda Jackson o Aretha Franklin� �Uf, esa mujer, por Dios! Ten�a una fuerza para cantar divina. Era fant�stica, y aunque est� fallecida su m�sica siempre estar� latente. En fin, me encantaba el rock, pero no mucho esas experiencias de grupos como Los Beatles. Para m�, eran como cuatro Elvis Presley juntos, no me llenaban. Hay algunos temas que son muy buenos, pero me gustaron m�s cuando estuvieron en forma individual, John Lennon solo, por ejemplo. S� me gustaban los conjuntos corales, como Los Platters o Los 4 Ases, que si no los conoces, escucha �El amor es algo esplendoroso��.

Cecilia: La canción que nunca calla

Cecilia se emociona cuando habla de m�sica, y no tarda en marcar la diferencia cuando se le liga a la Nueva Ola. �Fui paralela a todo eso, estaba en otra, en mi ambiente propio: de quien me diera la mano o me abriera las puertas, ah� estaba yo. La Nueva Ola abri� unas cu�ntas, s�; la Violeta con su rollo abri� otras tambi�n. Y ah� al medio estaba yo�. Su v�nculo con Parra no es azaroso pero tampoco obvio. Si bien Cecilia proven�a de una ciudad sure�a, no era muy af�n a las m�sicas de ra�z. �No tuve un mayor encuentro con el folclore, aunque siempre cantaba una cueca con mis amigos de ese entonces, �La rosa y el clavel� �recita los primeros versos� pero para tararear nom�s, como juego�. Con la de San Fabi�n se toparon incontables veces en pe�as y carpas, seg�n cuenta, y se fueron haciendo amigas a pesar de la diferencia de edad. Otras cosas m�s sustanciales las un�an. Ambas encarnaban un tipo de mujer impensada en esa �poca: empoderadas y talentosas, so�adoras y libres, que se escapaban del modelo femenino impuesto por el patriarcado imperante del siglo XX.

�C�mo habr�a sido un dueto entre ambas? Dif�cil saberlo. Parra admiraba a Cecilia, al punto de ponerla como ejemplo ante sus propios hijos, �ngel e Isabel. �Les dec�a que ten�an que cantar como yo�, cuenta adem�s de recordar otro hito algo conocido: �la Violeta me escribi� en un pergamino con l�piz rojo: �anda a la pe�a, te espero. Te tengo tres canciones�. Y bueno, no fui, no pude ir, y despu�s pas� lo que pas�. En efecto, la autora de �Gracias a la vida� se suicid� en la Carpa de La Reina en 1967, dejando solo para la fantas�a el cruce art�stico. Pero un par de a�os m�s tarde, en un impulso visceral, Cecilia decide grabar aquella canci�n que Violeta dej� como despedida. �Nunca pens� grabar un tema de ella pero, un d�a escuch�ndola en casa, empec� a hacer algunos arreglos�, recuerda, dejando entrever una veta art�stica poco conocida, un camino propio en la m�sica donde transit� a su manera.

�Todos los arreglos musicales los hac�a yo. Eleg�a al director art�stico y listo, les iba diciendo los detalles y todo. Aprend� a puro o�do, autodidacta, aunque despu�s estudi� Direcci�n Orquestal con Don Luis Mella, creador de varias bandas de la Marina ��adem�s de compositor del himno oficial de la Armada de Chile� y que tambi�n fue profesor de Horacio Saavedra y Valent�n Trujillo�, dice con una seguridad el�ctrica tan caracter�stica de su esp�ritu. El dato, por su parte, no deja de ser menor, ya que habla de una incursi�n en el mundo de la m�sica docta, dominada por hombres. Y quiz�s esa fue la raz�n para que la industria siempre respetara su visi�n. �A pesar de mi condici�n de mujer, en una industria machista, no me fue dif�cil entrometerme. Los varones fueron bastante accesibles. Siempre que propuse una idea se me respet�. Don Rub�n Nouzeilles admiraba mucho mis ideas, como yo respetabas las suyas. Por eso era mi director art�stico�.

Ese esp�ritu por tener el control de todo ha sido la esencia de Cecilia. Tan solo bastan unos minutos para buscar alguna de sus performances y ver las emociones que lograba provocar. �En el escenario, un artista tiene que dominar y elevar esas expresiones a trav�s del canto. Calmarlas y provocarlas, pero de forma innata. As� es mi personalidad, por eso el discjockey de Radio Nuevo Mundo, Luis Jara, me presentaba como �la incomparable Cecilia�. Algo muy potente, porque hay que hacer m�ritos para mantener eso, y creo que los hice�.

Independiente, sincera y sin filtro, hasta nuestros d�as, a sus 75 a�os no deja de estar vigente incluso en temas sobre la coyuntura ciudadana. Su apoyo a las demandas del movimiento feminista fueron la confirmaci�n de una de las primeras m�sicas empoderadas de nuestra escena. �Tenemos que seguir adelante, l�gico. Las mujeres tambi�n tenemos derechos. Por ejemplo, en una familia la mujer debe tener tanto derecho como el hombre, frente a todas las situaciones, respetando sus valores mutuamente. Yo estoy a favor del aborto, porque hay que aceptar esas cosas que son algo tan personal para las mujeres, porque cada uno sabe qu� hacer con su vida. Si una mujer no se encuentra bien o no est� preparada para tener un hijo, deber�a poder decidir abortar libremente, sin problemas, al igual que si decide tener tres o cinco hijos. �C�mo en una violaci�n vas a tener que aceptar un hijo? No, no se puede�.

Transcurre la conversaci�n, y en un momento vemos y escuchamos algo del nuevo vinilo (que a�n no estaba a la venta). En ese minuto, volvemos a una edici�n de su primer disco que hab�a llevado a la entrevista, �Cecilia� de 1964, una joya de la discoteca musical popular. �Bendita  juventud�, dice al ver las cuatro hermosas fotos que aparecen en la car�tula. En ese instante de reencuentro con su juventud, aprovecha de aconsejar a las nuevas generaciones de artistas. �Lo principal es que nunca dejen de estudiar y que toquen con humildad, con intensidad y con mucha creaci�n. Dentro de la cuadratura, hay que salirse un poquito y ser uno mismo�. Adem�s, reconoce con certeza quienes son los m�sicos actuales que siguen ese camino que profesa: �me gustan mucho la Anita Tijoux y el Rorro (de Sinergia), porque mezclan el rap con canto, algo muy raro pero que es su estilo propio, y son muy buenos haci�ndolo. Tambi�n le he dado algunos consejos y le he tirado las orejas por ah� a la Mon Laferte, desde que estaba en Rojo y ahora a veces que nos whatsappeamos. Ella ha dicho que he sido su mentora, as� que olv�date, �es fant�stico! Un privilegio que mis ra�ces est�n dando frutos estando viva�.

Volvemos al vinilo m�s antiguo. Tambi�n escuchamos algo. Cecilia tararea sus primeras canciones, pero no le preocupa quedarse en la nostalgia.

- �Te gustar�a reeditar estos primeros vinilos, descatalogados y muy escasos en estos d�as?
- No. Mira, aqu� est� el vinilo nuevo, que qued� muy bueno. Esos d�jalos en el pasado. Me gusta mirar hacia el futuro.

C�sar Tudela

Encuentra este contenido en nuestra revista.

{"preview_thumbnail":"/sites/default/files/styles/video_embed_wysiwyg_preview/public/video_thumbnails/QlyyMb1vD30.jpg?itok=FSSDSAIl","video_url":"https://www.youtube.com/watch?v=QlyyMb1vD30","settings":{"responsive":1,"width":"854","height":"480","autoplay":0},"settings_summary":["Embedded Video (Adaptable)."]}



Categorias de contenido

Tags



Categorias de contenido

Ultimos Contenidos

Rock

Noticias

Gana entradas para ver a The Offspring + Bad Religion

Gana entradas para ver a The Offspring + Bad Religion

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Rock

Discos

Paralaje

Paralaje

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Rock

Noticias

'Econ': Invictor lanza un nuevo single

'Econ': Invictor lanza un nuevo single

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Rock

Noticias

Ya partió la venta de entradas para Accept

Ya partió la venta de entradas para Accept

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Rock

Noticias

Uriah Heep canceló su gira por Sudamérica

Uriah Heep canceló su gira por Sudamérica

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Rock

Noticias

Fluvial 2019: Conoce un avance de la programación

Fluvial 2019: Conoce un avance de la programación

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Rock

Noticias

Escucha 'Time', la nueva power ballad de Benjamín Lechuga

Escucha 'Time', la nueva power ballad de Benjamín Lechuga

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Rock

Noticias

Ganadores entradas para Tarja en Chile

Ganadores entradas para Tarja en Chile

Viernes, 18 de Octubre de 2019