radio rock,metal y vanguardia

The Flying Luttenbachers

Shattered Dimension

The Flying Luttenbachers

2019. ugEXPLODE Records
 
The Flying Luttennbachers tiene un lugar destacado en la línea genealógica del rock experimental instrumental estadounidense más desquiciado, destartalado y disonante. Liderados históricamente por el baterista y compositor Weasel Walter, la banda se mueve en un difuso límite entre tendencias extremas como el noise, el hardcore, el avant-garde, la música de cartones, el metal, el free jazz y el no wave, que conviven sin contradicción en su universo estético. Todo aquello combinado a un discurso de humor absurdo, postura anti sistémica e historias apocalípticas que, pese a relaciones con proyectos como Naked City, The Locust, Mr.Bungle, Lightning Bolt o Wolf Eyes, los transforman en una voz bastante única en el contexto del rock independiente norteamericano.  
 
Fundados en la fértil escena musical y artística de Chicago en 1991, por sus filas han pasado una gran cantidad de músicos asociados al rock experimental y el jazz de avanzada, entre los que se cuentan Fred Lonberg-Holm, Kurt Johnson, Jeb Bishop, Alex Perkolup, Mick Barr, Ed Rodriguez, Mike Green, Jonathan Hischke, Hal Russell y Ken Vandermark. “Shattered Dimension” tiene la no menor importancia de ser el primer disco del proyecto en 12 años, pues es el sucesor de “Incarceration by Abstraction” de 2007 y exhibe a la banda en formato de cuarteto, con Walter en batería, Matt Nelson en saxo tenor, Brandon Seabrook en guitarra y Tim Dahl en bajo.
 
La placa es un nuevo e impactante ejemplo de la extrema propuesta sonora, rítmica y melódica del proyecto, que en cinco composiciones de estructuras libres –los tracks van desde los cuatro a los 22 minutos de duración-, despliega toda aquella desbordante e hiperkinética energía musical. Esto se hace patente desde el comienzo del álbum con “Goosesteppin'”, en la que colisionan los espíritus del death metal, el ruidismo y free-jazz de manera frontal y sin ambivalencias. La sincopada y complejidad rítmica de ‘Cripple Walk’ es la base para los solos filosos del saxo y las seis cuerdas, que por momentos, recuerda a un guitarrista como Arto Lindsay en su lado más trastornado. 
 
Piezas como ‘Epitaph’ y ‘Sleaze Factor’ profundizan en esta amalgama de sonidos, ruidos, melodías y ritmos machacantes que no dan tregua en el oyente, en composiciones integradas por secciones que se van uniendo para ir generando un todo más o menos coherente. La máxima expresión de la estética de The Flying Luttenbachers llega con los cerca de 22 minutos de ‘Mutation’, track que cierra el álbum y que lleva hasta las últimas consecuencias todas las características extremistas de una banda que, desde los márgenes de la industria, desplaza continuamente los límites del sentido común, del deber ser y de lo que entendemos por normalidad en el arte musical. 
 
 



Categorias de contenido

Tags



Categorias de contenido

Ultimos Contenidos

Vanguardia

{{ x.type }}

{{ x.title}}

{{ x.title }}

{{ x.created }}





Categorias de contenido

Tendencias